Un nuevo intento para lograr el anticonceptivo oral masculino

Notas Inf Redes Sociales 53 / Medical Solutions

Las mujeres tienen muchas opciones para el control de la natalidad: píldora, parches, dispositivos intrauterinos. Por eso son ellas las que soportan la carga de prevenir el embarazo. Ellos, más allá del preservativo o la vasectomía, no tienen más opciones.

Por eso la búsqueda de una píldora anticonceptiva masculina no es algo nuevo en el campo científico. Se lleva hablando de ella desde el siglo pasado y de forma más concreta desde principios de este nuevo milenio, cuando las investigaciones comenzaron a ir cada vez más rápido.

Pues bien, la ansiada píldora masculina está más cerca de ser una realidad. Investigadores de la Universidad de Minnesota han presentado su propuesta en la American Chemical Society: se trata de un anticonceptivo masculino no hormonal que previene eficazmente el embarazo en ratones, y sin efectos secundarios.

Los científicos han intentado durante décadas desarrollar un anticonceptivo oral masculino eficaz, pero todavía no hay píldoras aprobadas en el mercado.

La mayoría de los compuestos que actualmente se encuentran en ensayos clínicos se dirigen a la hormona sexual masculina testosterona, lo que podría provocar efectos secundarios como aumento de peso, depresión y aumento de los niveles de colesterol LDL o colesterol malo.

Un ejemplo de uno de estos recientes ensayos fue el realizado por la Universidad de Chicago. Se trataba de una pastilla que han denominado DMAU que combinaba la actividad de un andrógeno como la testosterona y un progestágeno.

Los resultados también mostraron efectos secundarios, aunque no tantos como en otros hallazgos. El estudio presentó dos efectos secundarios: todos los participantes subieron de peso entre 1 y 3 kilos y disminuyeron el llamado colesterol bueno (HDL).

Esta nueva píldora desarrollada por investigadores de la Universidad de Minnesota supone un paso más. «Queríamos desarrollar un anticonceptivo masculino no hormonal para evitar estos efectos secundarios», asegura Abdullah Al Noman, del laboratorio de Gunda Georg en la Universidad de Minnesota y uno de los autores del estudio. Y lo han conseguido.


Fuente: EL País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe atención personalizada
Escanea el código
Envíanos un WhatsApp y recibe respuesta inmediata