¿Sabes qué es una Electrocirugía?

Notas Inf Redes Sociales 28 / Medical Solutions

La electrocirugía es un procedimiento médico que se realiza haciendo uso de la corriente eléctrica para cortar, extirpar, deshacerse de un tejido maligno y mantener bajo control el sangrado. Este método consiste en emplear corriente por medio de un electrodo especial que se ubica sobre el tejido o la parte que lo requiera para realizar el debido proceso.

Para tener más claridad sobre el proceso, primero se debe saber que cuando la corriente es liberada por el equipo de electrocirugía, esta circula por el organismo generando calor, y por otro lado, hay que conocer la densidad o cantidad de corriente que se debe colocar en el tejido. Es decir, el objetivo de la electrocirugía es producir calor en determinado tejido del cuerpo, y este se genera gracias a la resistencia del mismo tejido, que gracias al calor que él mismo produce facilita su circulación.

Los usos de la electrocirugía son múltiples y muy beneficiosos para tratar enfermedades graves como el cáncer de piel, puesto que es un método ideal para retirar células basales, tratar la queratosis actínica y verrugas lunares que se denominen como células cancerígenas. Otras áreas de la medicina como la obstetricia, también la emplea para eliminar cuerpos o tejidos anormales del útero, la vagina y vulva. Además, se utiliza para tratar las mismas patologías en el pene y ano.

Técnicas de la electrocirugía

Existen diferentes técnicas en el campo médico para realizar electrocirugía. Cada una presenta diferentes variaciones y se elige las más apropiada para el procedimiento a realizar y la condición del paciente.

Técnica monopolar: consiste en aplicar al tejido la corriente desde el generador por medio del activo. Es necesario que el circuito sea cerrado, por lo que se debe utilizar una placa neutra.

• Fulguración: hace referencia a un tipo de coagulación que se logra por medio de una corriente aplicada por un pequeño lapso. El electrodo se utiliza a una altura prudente del tejido, ya que no puede tocarlo.

Desecación: Al contrario que en la técnica de fulguración, en este caso si se tocan los tejidos con el electrodo, esto con el fin de causar la destrucción superflua del tejido.

Técnica bipolar: la electricidad producida por el equipo médico se suministra al tejido por medio de una pinza, donde una punta corresponde a un electrodo activo, y la otra a un electrodo pasivo. Cabe mencionar que ambas producen calentamiento ya que cuentan con la misma área.

Corte: se realiza con un electrodo especializado que traza una incisión a medida que progresa. La lesión que causa en el tejido es mínima.

A grandes rasgos, la electrocirugía ha representado grandes avances en el campo de la medicina, que nace a mediados de 1920 gracias al trabajo en conjunto del neurocirujano Harvey Cushing y el inventor William T. Bovie, esto permitió realizar cirugías que en la época se creían imposibles.

Actualmente, los procedimientos quirúrgicos realizados con equipos de electrocirugía representan el 80% de las cirugías que se practican en los centros médicos. Su implementación ha llegado a diferentes unidades, incluso la ortopedia. Además, día a día se trabaja para mejorar la técnica, proporcionando una mayor exactitud, disminuir riesgos y garantizar resultados positivos a los pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe atención personalizada
Escanea el código
Envíanos un WhatsApp y recibe respuesta inmediata