Diferencia entre un Concentrador y un Tanque de Oxígeno

26 / Medical Solutions

Se ha demostrado que el tratamiento de la oxigenoterapia en pacientes con problemas respiratorios mejora la condición del paciente. Para este tratamiento, se conoce principalmente el uso del tanque o cilindro de oxígeno. Sin embargo, la tecnología médica ha traído nuevos dispositivos para mejorar las condiciones de vida del paciente, como el concentrador de oxígeno.

Diferencias

Los tanques de oxígeno son recipientes de almacenaje de dioxígeno, una molécula compuesta por átomos de oxígeno, quien se utiliza como suplemento a pacientes con dificultades respiratorias. Son frecuentemente utilizados en hospitales, clínicas y centros médicos, como también en la atención en casa y pre hospitalaria. Estos dispositivos cuentan con una cantidad limitada; un tanque de tamaño grande puede tener alrededor de 6.000 litros y su durabilidad puede estar sujeta a la cantidad de oxígeno que necesite el paciente.

Por el contrario, el concentrador de oxígeno es un dispositivo alimentado por electricidad, que toma el aire del ambiente, lo filtra, y luego comprime para entregar el gas vital al paciente de forma continua, con un 95,5% de pureza, sin riesgo a que el paciente se quede sin suministro.

Características propias de cada equipo

Cada tanque o cilindro debe contar con un flujómetro, humidificador, manómetro y cánula para su correcto funcionamiento. La entrega de este elemento es de flujo de oxígeno continuo, es decir, que suministra la misma cantidad de este gas en todo momento, lo que genera que el contenido del cilindro no se utilice de la forma adecuada, en algunos pacientes.

El cilindro debe recargarse una vez el gas que se encuentra adentro se agote, su duración podrá variar de acuerdo a la dosis recetada por el doctor de cabecera. En promedio, para una dosis baja de 1 litro por minuto, el cilindro portátil, de 682 litros, puede durar 11 horas. Para el caso de un tanque grande, para una dosis baja de 1 litro por minuto y capacidad de 6.000 Litros, su duración en promedio puede llegar a 100 horas.

A diferencia del tanque o cilindro de oxígeno, los Concentradores de Oxígeno Portátiles, cuentan con un sistema que regula la salida del gas, es decir, que suministra solamente cuando el paciente está inhalando y no exhalando, ahorrando energía y disminuyendo el desperdicio de oxígeno. Sin embargo, existen otro tipo de Concentradores que cuentan con un flujo de oxígeno continuo, como el Concentrador Estacionario, que suministra gas tanto en inhalación como en exhalación en casos específicos, cuando la condición del paciente lo requiere.

El mantenimiento de estos equipos se puede realizar de manera ocasional, a diferencia de los cilindros no necesita recarga, por lo que el proceso de revisión se hará únicamente para los filtros y su sistema de funcionamiento, así poder aumentar la vida útil del dispositivo hasta 7 años, si este es usado de manera diaria.

Tamaño y portabilidad

Los Concentradores de O2 cuentan con diferentes tamaños, peso y durabilidad, aportando una mayor practicidad en la vida cotidiana del paciente. Actualmente en el mercado existen diferentes tipos de Concentradores, como los estacionarios, los cuales pueden llegar a pesar hasta 27 kilos, algunos cuentan con ruedas de transporte, y una entrega de oxígeno de hasta 10 litros por minuto.

Los concentradores portátiles, cuentan con batería recargable y un peso de hasta 2.5 kg, brindándole al paciente mayor facilidad de transporte, movilización y comodidad. Cada modelo, de este tipo de concentradores, puede presentar una entrega de oxígeno distinta, sin embargo, el promedio es de 3 litros /min.

Para el caso de los tanques o cilindros de oxígeno, estos vienen en diferentes tamaños, siendo los más conocidos los de uso domiciliario, que pueden tener una capacidad de hasta 6.000 Litros, con un peso de hasta 55 kg. Los cilindros para transporte tienen una cantidad de 682 Litros y cuentan con canasta y ruedas de transporte para un peso total 4 kilos.

Pureza del oxígeno

El oxígeno contenido dentro de los cilindros es un fármaco con pureza del 99,5%, sin embargo, este se puede ver contaminado por residuos del tanque, arrojando una pureza real entre el 96% al 97%. En contraste, la pureza de Concentrador de Oxígeno varía entre un 93% y 96%.

Costo

El costo es otra ventaja de los concentradores de oxígeno. Los tanques hay que sustituirlos de forma periódica o hacer recargas de oxígeno, lo cual resulta tedioso y también costoso, por ejemplo si el paciente necesita dos litros por minuto, puede que en un mes se realicen 3 o 4 recargas de los tubos de oxígeno.

Por el contrario, el concentrador de oxigeno una vez que se compra se puede utilizar siempre, así que la inversión se hará únicamente una vez. La ventaja es que el dispositivo se puede ocupar de forma continua sin necesidad de estar atentos de hacer recargas. Un concentrador de oxígeno es una buena opción a largo plazo.

Seguridad

Debido a su característica de flujo continuo el tanque puede representar un riesgo en caso de presentarse alguna fuga, dejando el ambiente con oxígeno, una sustancia que puede aumentar el riesgo de incendio.

Cabe resaltar que este elemento no puede ser usado en presencia de fumadores, ni fumar cerca de él. No ponga el tubo de oxígeno debajo de muebles, cobertores, ropa o algún otro elemento que obstruya la salida del oxígeno. No use electrodomésticos que produzcan calor cerca de este implemento, tampoco permita que los niños jueguen con aparatos que produzcan chispas de calor. Elementos como disolvente para pintura, alcohol desinfectante o productos a base de aceite no deben ser usados cerca del tanque, debido a la presencia de sustancias inflamables.

El concentrador, por su parte, es un dispositivo mucho más seguro. Pues este cuenta con un sistema que regula la salida de oxígeno y lo crea de acuerdo con la necesidad del paciente. Sin embargo, es necesario tener algunas precauciones para evitar cualquier accidente:

-No cambie el flujo de oxígeno sin haber hablado con el médico tratante.
-Para el caso de este equipo es importante apagarlo cuando no se esté utilizando y no usar extensiones sobre su enchufe.
-Mantenga el dispositivo en un lugar abierto, lejos de armarios u otro lugar cerrado.

¿Cómo decidir cuál es la mejor opción para el tratamiento personal?

Se debe buscar asesoría del médico tratante, con el fin de evaluar los síntomas y la enfermedad que padece el paciente. Aunque, se expusieron las características del tanque de oxígeno y del Concentrador de Oxígeno, se debe tener en cuenta que estos no son los únicos dispositivos para la oxigenoterapia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe atención personalizada
Escanea el código
Envíanos un WhatsApp y recibe respuesta inmediata