Dentro de dos décadas podremos prevenir el envejecimiento

Notas Inf Redes Sociales 44 / Medical Solutions
El científico Juan Carlos Izpisua anuncia su intención de rejuvenecer a monos tras fichar por Altos, una empresa que busca alargar la vida humana con salud.
Una nueva empresa estadounidense, con un asombroso presupuesto inicial de unos 2.700 millones de euros, ha estado fichando en secreto en los últimos meses a algunos de los mejores científicos del mundo, incluidos cuatro ganadores del Premio Nobel. La multinacional, denominada Laboratorios Altos, se presentó por fin al mundo el 19 de enero, sin revelar sus espléndidas fuentes de financiación, pero con el objetivo declarado de lograr que el ser humano viva más años con salud. Algunas informaciones, no confirmadas ni desmentidas por la empresa, apuntan a que buena parte del dinero sale del bolsillo del hombre más rico del mundo, el magnate estadounidense Jeff Bezos, fundador de Amazon. El diario británico The Times lo resumió directamente así: “Jeff Bezos hace fichajes en busca de la eterna juventud”.
El científico español Juan Carlos Izpisua es uno de esos fichajes. El investigador, nacido en Hellín (Albacete) hace 61 años, niega esa idea simplona de que Altos es un proyecto de un multimillonario para intentar ser inmortal. “Eso, simplemente, no es verdad. Nuestro interés es avanzar en esta área del conocimiento y abrir el campo de par en par, para que, con el tiempo, todo el mundo pueda beneficiarse”, afirma. Izpisua dirigirá uno de los tres institutos de Altos, el de la ciudad estadounidense de San Diego. Los otros dos centros estarán en Cambridge (Reino Unido) y en la región de San Francisco (EE UU).
La nueva compañía ha nacido envuelta en secretismo. Este periódico ha solicitado entrevistar a los cuatro científicos españoles fichados por Altos, pero la empresa solo permite hablar a Izpisua, que responde a las preguntas de EL PAÍS por correo electrónico. “La idea detrás de nuestras investigaciones no es conseguir que el ser humano viva 100 o 1.000 años más. Si consiguiéramos alargar la vida sin mejorar la calidad de esos años, no solo sería moralmente dudoso, sino que me pregunto de qué serviría”, señala Izpisua. “Nuestro objetivo prioritario es hacer que las personas tengan una vida más saludable durante más tiempo y revertir la enfermedad en pacientes de cualquier edad”, añade el investigador, que anuncia inminentes experimentos con monos.
El presupuesto oficial de Altos duplica holgadamente los 1.120 millones anuales del mayor organismo público de ciencia en España, el CSIC. Los fichajes de la empresa son estelares. Su junta directiva incluye a la química estadounidense Jennifer Doudna, ganadora del Nobel de Química de 2020; a la ingeniera estadounidense Frances Arnold, Nobel de Química de 2018; y al virólogo David Baltimore, Nobel de Medicina de 1975 y también norteamericano. El japonés Shinya Yamanaka, Nobel de Medicina de 2012, es asesor científico de la nueva multinacional.
El equipo de Izpisua en el Instituto Salk (EE UU) sorteó el obstáculo del cáncer en 2016, al activar los cuatro genes rejuvenecedores de manera intermitente, en vez de constante. Sus ratones vivieron un 30% más, pese a que también habían sido modificados genéticamente para sufrir un envejecimiento prematuro y ahorrar tiempo en los experimentos. Este lunes, Izpisua presenta sus últimos resultados en la revista especializada Nature Aging. Su grupo y otros investigadores de la biotecnológica Genentech han activado de manera intermitente los cuatro genes en ratones sanos de mediana edad, durante un periodo equivalente a 35 años humanos, observando también “efectos rejuvenecedores” en diferentes tejidos, como los riñones y la piel. El equipo de Manuel Serrano, todavía en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, obtuvo resultados similares en un estudio publicado la semana pasada en la revista Aging Cell.
El científico español invita a “conceptualizar la enfermedad como un proceso de deterioro celular que es reversible”. Izpisua recuerda que las dietas bajas en calorías ejercen un efecto beneficioso para la salud. Su grupo ha demostrado que este efecto positivo está relacionado con una disminución de la inflamación de los tejidos, que es un rasgo habitual en muchas enfermedades y está especialmente presente durante el envejecimiento. “Encontrar dianas moleculares que reduzcan la inflamación nos puede llevar a desarrollar medicamentos que mimeticen el efecto beneficioso de la restricción calórica y ayuden a ralentizar o impedir la progresión de muchas enfermedades, así como del envejecimiento celular”, sostiene el investigador.
Izpisua es optimista. “Estoy convencido de que dentro de dos décadas dispondremos de herramientas que no solo traten los síntomas, sino que puedan predecir, prevenir y tratar enfermedades y el envejecimiento mediante el rejuvenecimiento celular”, afirma.
Altos no detalla sus inversores. Izpisua solo confirma a ARCH Venture Partners, una empresa estadounidense de capital riesgo especializada en financiar compañías biomédicas en la vanguardia del conocimiento. El cuarto español fichado por Altos es Eduardo Moreno, otro experto en los entresijos moleculares del envejecimiento, que hasta ahora estaba en la Fundación Champalimaud, en Lisboa (Portugal). Al timón de Altos estará, a partir del 1 de agosto, el médico estadounidense Hal Barron, todavía presidente de Investigación y Desarrollo del gigante farmacéutico GlaxoSmithKline.
Fuente: El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe atención personalizada
Escanea el código
Envíanos un WhatsApp y recibe respuesta inmediata