¿Cómo realizar un autoexamen?

Notas Inf Redes Sociales 24 / Medical Solutions

Un autoexamen mamario para conocer el estado de las mamas es una inspección de las mamas que realizas por tu cuenta. Para conocer mejor el estado de las mamas, usas los ojos y las manos para determinar si hay algún cambio en su aspecto y composición.

Si adviertes cambios nuevos en las mamas, habla con el médico al respecto. Si bien la mayoría de los cambios que se detectan en las mamas durante un autoexamen para conocer el estado de las mamas tiene causas benignas, algunos cambios pueden indicar algo grave, como cáncer de mama.

Sin embargo, los expertos no se ponen de acuerdo respecto a los beneficios de los autoexámenes de mamas para detectar el cáncer de mama o salvar sus vidas. Hable con el médico respecto a si el autoexamen de mamas es apropiado en su caso.

¿Por qué se realiza?

El autoexamen mamario para conocer el estado de tus mamas te ayuda a comprender cuáles son la apariencia y la palpación normales de las mamas. Si notas un cambio en las mamas que parece anormal, o si notas que una mama es diferente en comparación con la otra, puedes informárselo al médico.

Aunque la técnica del autoexamen mamario no siempre es una manera fiable de detectar el cáncer de mama, una cantidad importante de mujeres informa que el primer signo de cáncer de mama fue un nuevo bulto en la mama que descubrieron ellas mismas. Por este motivo, los médicos recomiendan familiarizarse con la consistencia normal de las mamas.

Riesgos de un autoexamen

El autoexamen mamario para el reconocimiento de las mamas es una manera segura de familiarizarte con el aspecto y la sensación normal de tus mamas. Sin embargo, hay algunas limitaciones y riesgos que incluyen:

– Ansiedad causada por el hallazgo de un bulto. La mayoría de los cambios o bultos que las mujeres encuentran en sus mamas no son cancerosos. Incluso así, encontrar algo sospechoso en tus mamas puede volverte ansiosa acerca de lo que pueda significar. Puedes atravesar varios días de preocupación hasta que consultes con un médico.
– Pruebas y procedimientos adicionales pueden ser necesarios para controlar los bultos o cambios. Si descubres un bulto sospechoso, es posible que termines sometiéndote a una prueba de diagnóstico por imágenes, como una mamografía de diagnóstico o una ecografía de mama, o un procedimiento para extraer tejido de la mama para su examen (biopsia). Si resulta que el bulto no era canceroso (benigno), es posible que sientas que te has sometido a un procedimiento invasivo innecesariamente.
– Sobrestimar los beneficios de los autoexámenes. Un autoexamen mamario no sustituye a un examen mamario realizado por un médico (examen de mama clínico) o una mamografía para la detección. El autoexamen de mamas para familiarizarte con tus mamas puede complementar los análisis para detección de cáncer de mama, pero no los puede reemplazar.

¿Cómo realizar el autoexamen?

El mejor momento para hacerse un autoexamen de las mamas es más o menos de 3 a 5 días después del comienzo del periodo. Las mamas no están tan sensibles o con protuberancias en ese tiempo en su ciclo menstrual.

Si usted ha llegado a la menopausia, realícese el examen el mismo día todos los meses.

1.- Empiece por acostarse boca arriba. Es más fácil examinarse todo el tejido mamario si está acostada.
2.- Coloque la mano derecha por detrás de la cabeza. Con los dedos del medio de la mano izquierda presione suave pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.
3.- Luego, estando sentada o de pie, palpe la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esta zona.
4.- Presione suavemente los pezones, verificando si hay secreción. Repita el proceso en la mama izquierda.
5.- Utilice uno de los patrones que se muestran en el diagrama para constatar que esté cubriendo todo el tejido mamario.
6.- Luego, párese frente a un espejo con los brazos a los lados.
7.- Mire las mamas directamente y en el espejo. Busque cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.
8.- Igualmente observe la forma y el contorno de cada mama.
9.- Revise para ver si el pezón está hundido.
10.- Haga lo mismo con los brazos elevados por encima de la cabeza.

Su objetivo es acostumbrarse a sentir sus senos. Esto le ayudará a encontrar algo nuevo o diferente. Si lo hace, llame al médico de inmediato.

Cuando te examines las mamas, ten en cuenta algunos consejos generales:

-Utiliza las yemas de los dedos.
-Utiliza diferentes niveles de presión.
-Tómate el tiempo necesario.
-Sigue un patrón.

Resultados

Muchas mujeres se detectan bultos o cambios en las mamas, dado que algunos de estos síntomas son cambios normales que se producen en varios puntos de los ciclos menstruales. Detectar un cambio o un bulto en la mama no es una razón para entrar en pánico. Las mamas a menudo se sienten diferentes en distintos lugares. Por ejemplo, es normal que aparezca una rugosidad firme a lo largo de la parte inferior de cada mama. El aspecto y la sensación al tacto de las mamas cambiarán a medida que envejeces.

Programa una consulta con el médico si notas lo siguiente:

-Un bulto o nódulo duro cerca de la axila
-Cambios en la forma en que se ven o se sienten las mamas, incluidos un engrosamiento o una pesadez notable, diferentes al tejido circundante
-Hoyuelos, arrugas, protuberancias o crestas en la piel de la mama
-Un cambio reciente en el pezón: se retrae (invierte) en lugar de sobresalir
-Enrojecimiento, sensación de calor, hinchazón o dolor
-Picazón, escamas, llagas o erupciones
-Secreción sanguinolenta del pezón

El médico puede recomendar análisis y procedimientos adicionales para investigar los cambios en la mama, incluido un examen clínico de mama, una mamografía y una ecografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe atención personalizada
Escanea el código
Envíanos un WhatsApp y recibe respuesta inmediata